domingo, 5 de julio de 2015

La Inglaterra más mediterránea... con Jamie Oliver


Un mes más, aquí estoy con una nueva receta para el reto Cooking the Chef, que en esta ocasión da la bienvenida al verano con una propuesta muy especial.


Por supuesto, habrá gente más y menos contenta, pero por mi parte, Aisha y April han dado en el clavo al escoger un chef dinámico, joven, carismático, mediático, versátil y de sobra conocido por todos, como es el británico Jamie Oliver.


A la mayoría os sonará de verlo en Canal Cocina con alguno de sus programas, sobre todo esos en los que viaja con su autocaravana por Italia, España, Grecia, Estados Unidos… descubriéndonos la cocina y las tradiciones culinarias de estos países. Otros quizás lo reconozcáis por su polémica relación con la famosa cadena de comida rápida McDonalds, contra la que se querelló por el uso de hidróxido de amonio en el tratamiento de la carne de las hamburguesas y los nuggets. Un pleito que, por cierto, ganó obligando al gigante norteamericano a cambiar la receta. 

Pero Jamie Oliver es mucho, mucho más. Aparte de un cocinero, desde mi punto de vista, excepcional, con un estilo propio muy influenciado por la cultura mediterránea, y reconocido tanto dentro como fuera de su país, Jamie ha creado proyectos en el terreno social de lo más solidarios e innovadores.


Un ejemplo es su restaurante Fifteen (2002), que nace con la idea de escoger a quince chicos y chicas no profesionales de la hostelería para trabajar en el restaurante y aprender el oficio. De hecho, los beneficios que obtiene el local se invierten en la formación de estos estudiantes, que cambian cada año.

Y otro ejemplo, todavía más significativo, es su proyecto Food Revolution, basado en la idea de mejorar la comida de los niños en los comedores escolares y sus hábitos alimenticios, fundamentalmente en los Estados Unidos. 


Vamos, que no estamos hablando en absoluto de un chef cualquiera. Y para un cocinero único como es él, no podía dejar pasar la oportunidad de hacerle un homenaje a través de una de sus recetas, que pudiese representar el estilo de cocina que más lo caracteriza. Por eso, tuve claro desde el primer momento que escogería una receta de cocina italiana. 

Jamie, además de contar con un programa de televisión centrado en este tipo de gastronomía, cuenta nada menos que con un restaurante, Jamie’s Italian, especializado en cocina italiana. Y si lees sus libros, y ves sus programas, comprobarás que hay más platos de pasta y pan que de otros ingredientes. 

Después de buscar, y buscar… lo encontré. Tenía varias opciones y no sabía por cuál decidirme, pero mi hermana pronto intervino para dejarme clarito cuál sería la comida que degustaríamos: unos riquísimos canelones de ricotta y espinacas al horno, acompañados de una estupenda salsa de tomate casera y mozzarella gratinada. Malo, ¿eh?


Además, era perfecta porque justamente hace unas semanas conseguí comprar una tarrina de queso ricota italiano de importación que tenía una pintaza, y qué mejor idea que estrenarla con una receta a la altura. 

La original la he sacado de la web oficial de Jamie Oliver, y si queréis podéis consultarla pinchando aquí. De todas formas, podéis guiaros perfectamente por la mía ya que apenas he hecho modificaciones salvo por las cantidades (la receta de Jamie es para 6 personas, y la mía es para 3), y porque le añadí nueces picadas al relleno de espinacas, porque me parecía que combinarían bien (¡y no me equivoqué!).

Aquí os dejo la receta, sencilla y deliciosa. Sacad lápiz y papel y tomad nota, porque merece la pena.


Canelones de ricota y espinacas
Ingredientes para 3 personas (8 canelones)
- 300 gr de espinacas
- Una pizca de nuez moscada
- Un puñadito de nueces picadas (unas 10 nueces)
- ½ cebolla grande
- 1 diente de ajo
- Una lata de 400 gr d tomate entero pelado
- 1 hoja de laurel
- Un puñado de hojas de albahaca (o una cucharada de albahaca molida o en polvo)
- 1 cucharadita (1 tsp=5 ml) de ralladura de limón (mejor ecológico)
- 125 gr de queso ricota
- 1 huevo mediano batido
- 1 cucharadita de parmesano
- 75 gr de canelones (8 tubos, aproximadamente)
- 125 gr de mozzarella de búfala 
- Aceite de oliva virgen extra

En primer lugar, precalentamos el horno a 180º. Salteamos las espinacas a fuego medio-bajo con una cucharadita de aceite de oliva, añadimos la nuez moscada, las nueces, sal y pimienta. Retiramos y reservamos.

Calentamos un poco de aceite de oliva en otra sartén. Pochamos en ella la cebolla bien troceada, y después añadiremos el diente de ajo picado, los tomates, el laurel, la albahaca y la ralladura de limón y dejamos que se haga todo a fuego lento durante unos 20 minutos, hasta que haya espesado. Sazonamos con sal y pimienta. Retiramos del fuego y dejamos que enfríe.

En un cuenco, mezclamos las espinacas, el huevo batido, la ricotta y el parmesano. Rectificamos de sal y comprobamos que está bien de sabor. Añadimos esta mezcla a la pasta de los canelones, si es necesario con la ayuda de una manga pastelera. Vamos colocando los tubos en una fuente apta para el horno, y lo cubrimos todo con la salsa de tomate, un poco más de albahaca, y finalmente la mozzarella cortada en finas lonchas. 

Horneamos entre 30 y 40 minutos, con calor arriba y abajo. Cuando comprobemos que está en su punto, dejaremos otros 5 minutos de grill para que el queso se gratine. Servimos caliente.


Una receta simplemente espectacular de la que apenas dejamos las sobras en casa. La repetiré seguro, a petición popular, y ya puestos puede que experimente un poco con otros rellenos, hay tantas posibilidades…

Os animo a que la probéis y me informéis del resultado y vuestras impresiones. ¿O ya la habíais probado alguna vez? ¿También sois fan de Jamie Oliver? ¿Os gustaría que subiera alguna otra receta suya? ¡Espero vuestras respuestas en los comentarios!


Ahora os dejo, estoy que me caigo de sueño y tengo que terminar de preparar mi exposición del Trabajo de Fin de Máster, que en dos días tendré que defender ante el tribunal de corrección. Ya os contaré cómo fue… ¡deseadme suerte!

Un besiño enorme!

Información nutricional de los canelones de ricotta y espinacas
Calorías totales: 1158 kcal
Calorías por ración (3 raciones): 386 kcal/ración

11 comentarios:

  1. ¡Que buena pinta! me encantan, tengo que probarlos. Muy ricos. Felicidades y feliz verano.

    ResponderEliminar
  2. que rico debe estar! se ve delicioso!
    un beso

    ResponderEliminar
  3. A mí me has convencido con esos canelones... de hecho me los guardo para hacerlos pronto... qué ricos!!!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Pues apuntada queda, menudo platazo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  5. Adoro hacer canelones caseros y con esta versión mucho mejor para la dieta jejeje Nos quedamos por tu blog ¡un besazo!
    Ruth

    ResponderEliminar
  6. Que delicia!! me super encantan los canelones!! y con espinaca y ricotta deben estar fabulosos!! La boca se me ha hecho agua al verlos, te quedaron increibles!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  7. La ricota y las espinacas es una combinación que nunca falla. Estos canelones tienen que ser una pasada de buenos. ¡Me los apunto! :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía que pasada de receta, se me hace la boca agua, espectacular el plato que nos traes hoy, de verdad, alucinante!!! Me tomo nota!!
    Besitos! ^_^

    ResponderEliminar
  9. Claro, así ya podrás, receta asegurada con éxito total: espinacas, ñam ñam, ricotta, ñam ñam, canelones, ñam ñam. Asi no se puede competir jajajaj. Lo único que en mi caso la nuez moscada va lejos.

    ResponderEliminar
  10. Pues las dos elegimos pasta, aunque de diferente manera!!
    Adoro los canelones y adoro la cocina sencilla que siempre propone este hombre!!
    Tiene una pinta tremenda, aunque no los podré hacer tal cual, porque no me gusta el queso, en ocasiones como esta me fastidia un montón que no me guste, pero que le voy a hacer, buscaré alternativas!!!
    Encantada de conocerte, me quedo por tu cocina!!
    Besotess

    ResponderEliminar

Cuéntame lo que quieras, me encanta recibir comentarios y responderlos, así que ya sabes, no te cortes!